No es “bendición blanca”, es un pecado blanco

Por Yenny Delgado

Como resultado de las protestas pacíficas en todo el mundo, tras el violento asesinato de George Floyd, los líderes cristianos se ven obligados a abordar los problemas del racismo y la ideología de la supremacía blanca desde la iglesia. Para muchas congregaciones, la respuesta ha sido realizar una o todas de las siguientes acciones:

  1. Colocar una pancarta de “Black Lives Matter” frente al santuario;
  2. Promover la lectura de libros que revelen la historia del privilegio blanco y sus consecuencias en la sociedad, leyendo autores como Robin D’Angelo, Ibram X. Kendi y Michelle Alexander.
  3. Desarrollar espacios, aunque sea virtualmente, para discutir honestamente la historia, los eventos actuales y, con suerte, un futuro camino a seguir.

En una discusión, el pastor europeo-descendiente Louie Giglio de la mega iglesia Passion City de Atlanta tuvo una conversación en las que dijo las siguientes palabras:  

“Pero quiero darle la vuelta porque creo que el otro lado es cierto con la historia de nuestra nación. Entendemos la maldición que fue la esclavitud, los blancos lo hacen, y decimos, ‘eso fue malo’, pero extrañamos la bendición de la esclavitud que construyó el marco para el mundo en el que viven los blancos”.

En esta frase, la teología del pastor es clara. Conectó la deshumanización de los demás a través de la esclavitud como una bendición. El pastor Giglio le recordó a su audiencia la verdadera atención de muchas iglesias y líderes cristianos cuando se trata de lidiar con los pecados del pasado. Además, su encuadre de la esclavitud como una “bendición” no es un concepto nuevo, sino que hace referencia a las opiniones originales de los europeos que llegaron a este continente. Al llegar, vieron la tierra como un nuevo comienzo y una oportunidad para vivir su fe y su pureza blanca. A principios de los años 1500, la mayoría de las personas que vivían en Europa eran agricultores pobres, sin educación, y que vivían bajo temor; para ellos las colonias en América representaban una oportunidad para reiniciarse en “tierra virgen”. En el libro “Destino manifiesto” Anders Stephanson dice:

“Cada actividad, personal y comunitaria, era irreductiblemente parte de la guerra santa contra Satanás y los infieles. La aristocracia de los santos tuvo que trabajar sin cesar en este momento crítico para hacer que el mundo actual fuera tan solemne y gloriosamente cristiano como podría ser. Un resultado era poner gran énfasis en la pureza de la comunidad, en determinar siempre quién estaba adentro y afuera, en eliminar la desviación “.  

Iglesia blanca en Estados Unidos- Sin fecha

 

Los cristianos habían construido una imagen de Dios, quien los bendijo para mantener la pureza y no mezclarse con los demás era obedecer. Después de eliminar a las poblaciones nativas a través de un genocidio orquestado, los europeos comenzaron a esclavizar a los africanos para trabajar la tierra. 

Los esclavizados formaron principalmente la columna vertebral económica de la colonia y condujeron al desarrollo del capitalismo moderno y la riqueza en torno al comercio del algodón. Como explicó Sven Beckert: ¨este negocio aumentó la riqueza y los recursos. Debido al crecimiento económico, las iglesias comenzaron a florecer, y llegaron nuevas denominaciones y crecieron junto con el crecimiento de la esclavitud¨.

Las denominaciones eclesiales crecientes en todo el país estaban vinculadas con la objetivación de los africanos a través de la esclavitud. Como se informó en una auditoría del Seminario Teológico de Princeton y su interacción con la esclavitud en 2019:

“varios de sus fundadores y líderes prominentes participaron en la esclavitud e incluso emplearon mano de obra esclavizada”. 

La esclavitud de personas con piel oscura era una regulación codificada por la ley y apoyada por un texto teológico de las maldiciones del Antiguo Testamento donde se practicaba la esclavitud. Después de la independencia, algunas denominaciones, como los cuáqueros, hablaron en contra de la esclavitud, pero la mayoría de las iglesias eligieron abordar solo “asuntos espirituales” y se concentraron en mantener el sistema. 

La Dra. Yolanda Pierce, decana de la Escuela de Divinidad de la Universidad de Howard, afirma: “Gran parte de la identidad cristiana estadounidense primitiva se basa en una teología de la esclavitud. Desde el nombramiento de los barcos de comercio de personas esclavizadas hasta quién patrocinó algunos de estos viajes, algunas de las iglesias están incluidas”. 

Ahora, en junio del 2020, un pastor “cristiano” una vez más propone formular esa idea de la esclavitud, como un beneficio general para la “gente blanca”. De hecho, tiene razón en que, mediante la deshumanización y el asesinato, uno puede llegar a ser extremadamente rico y construir una sociedad desigual. Esta es la historia de los descendientes europeos en los Estados Unidos. Sin embargo, como cristianos, no debemos jugar con palabras como bendición o privilegio. La forma en que la iglesia apoyó a construir un país supremacista blanco basado en el racismo anti-negro es el PECADO BLANCO.

 ¿Cuándo cambió y se arrepintió la iglesia cristiana en los Estados Unidos por este pecado? En la imaginación de la iglesia, todos son bienvenidos, pero en el papel, la teología está atrapada en el pasado. Tal como dice el pastor Giglio: “no es un privilegio blanco, sino una bendición blanca”.

Si las iglesias y congregaciones realmente esperan tener una conversación real sobre la protesta en curso en la calle, se necesitarán más que unos pocos libros, manifestaciones y el encuadre de la esclavitud como un beneficio blanco. Como primer paso, la iglesia necesita reprender verdaderamente las acciones pecaminosas de este país y los antepasados ​​en acciones que están en completa oposición al Evangelio de Jesucristo.

Esto se hace a través de un arduo trabajo de leer la historia y luego buscar el diálogo y el arrepentimiento genuino para con aquellas comunidades que han sido afectadas negativamente por las políticas y leyes para beneficiar a los blancos. Para la iglesia y los cristianos, estas verdades duras deberían conducir a un cambio sistémico. Y, si no, entonces quizás estos lugares no sean iglesias realmente sino clubes sociales donde los blancos disfrutan reuniéndose el domingo por la mañana.

About Yenny Delgado

Yenny Delgado is a psychologist, theologian, development specialist, and political analyst. Follow @dc_yenny

You must be logged in to post a comment Login