Lanzan campaña por la salud y la vida en El Salvador

Instalaciones no adecuadas para atender a los pacientes. Foto: cortesía PRO-VIDA.

Por Ramón Jiménez

Más de cien médicos, enfermeras y personal administrativo del Sistema de Salud de El Salvador han muerto  por el COVID-19; lo que coloca a ese país centroamericano con el número más elevado de personal médico que labora en primera fila

Según el gobierno del presidente Nayib Bukele las personas fallecidas suman 439 —hasta este jueves 30 de julio—, mientras que datos extraoficiales publicados este jueves por el matutino La Prensa Gráfica señalan que en realidad los pacientes fallecidos son 2,272, lo que indica que hay una abysmal diferencia entre las dos cifras dadas a conocer.

Eso preocupa enormemente a dirigentes de la Fundación Share y la Asociación Salvadoreña de Ayuda Humanitaria (Provida) que este jueves lanzaron oficialmente una campaña de recaudación de fondos cuyo tema es: “Apoyamos la lucha contra el COVID-19, por la vida del personal de salud y familias positivas al virus”.

“Muchas personas están muriendo porque no tienen el equipo de protección adecuado; pero queremos decirles que no están solos y nos solidarizamos también con las familias de los médicos y sus colegas”, indicó José Artiga, director ejecutivo de la Fundación Share a través de una conferencia vía Zoom.

También participó Rudescinda Orellana, directora ejecutiva de Provida, quien describió el evento como “una conferencia de solidaridad con el sector médico, porque ellos siempre están en primera fila arriesgando sus vidas”.

“Es una lástima que no estén ayudando a la gente que está dando la batalla contra el coronavirus”, agregó Orellana.

Tanto Provida como la Fundación  Share reconocen que la participación de la comunidad es fundamental para enfrentar la emergencia y prevenir la propagación del coronavirus, sin olvidar las demás necesidades de las personas afectadas, ni las necesidades médicas a largo plazo de la población en general.

Destacaron que las principales líneas de acción de la campaña se basan en visualizar el aumento en las cifras del virus y el colapso del sistema de salud en ese país, afectación directa en el derecho a la salud a las familias más vulnerables, acompañamiento a personas sospechosas o confirmadas de Covid positivo, así como realizar acciones de acompañamiento y solidaridad con las familias afectadas por el virus.

Les preocupa grandemente a los dirigentes de las dos organizaciones humanitarias que El Salvador cuenta con un Sistema de Salud muy débil y con pocos recursos, a esto se suma la falta de una estrategia y un plan concreto para contener los contagios.

Señalaron que “a pesar de haber estado los salvadoreños más de tres meses en cuarentena, la curva de contagios ha seguido subiendo y en estos momentos el sistema de salud está colapsado, muchas personas están muriendo sin recibir atención médica debido a la falta de equipo, medicamentos y personal médico que les pueda atender. Esto se agrava debido a que muchos médicos y enfermeras han sido contagiados, muchos han fallecido y otros están luchando contra el Covid”.

Consideran que se necesita de una estrategia de implementación de la campaña en El Salvador: prevención, diagnóstico y gestión de casos, apoyo a las demandas y exigencia de los equipos medicos y paramédicos  para garantizar los derechos a la salud y condiciones laborales, acompañamiento integral a las personas afectadas con acompañamiento psicológico, temas de promoción de la salud del resto de la familia y búsqueda de apoyo con kits de higiene, kits de alimentos según las necesidades.

Reconocieron que a nivel mundial la población está siendo víctima de una de las peores pandemias en los últimos cien años,y que cada país lo sufre de acuerdo a las medidas que han tomado sus autoridades y de acuerdo a la capacidad de su Sistema de Salud.

“Antes esta dura realidad organizaciones no gubernamentales que trabajamos el tema de la salud nos hemos activado con nuestros equipos medicos, para atender a las personas de escasos recursos, que no tienen acceso al Sistema de salud, retomando la experiencia humanitaria en situaciones de crisis. Sumémonos a los esfuerzos de esta campaña por la solidaridad, por la vida”, apuntaron a través de un comunicado de prensa.

Según opina la activista Sonia Umanzor —una enfermera y activista residente en el área metropolitana de Washington— “es lamentable que el gobierno salvadoreño no esté ayudando adecuadamente a la población ni a los médicos y enfermeras que están en primera fila”.

Ante tal situación, los dirigentes de esas organizaciones ven con cierto pesimismo la prolongada presencia del virus entre los salvadoreños.

“Pueden venir tiempos peores y tenemos que estar preparados. Si hemos salido de otras crisis, vamos a construir un El Salvador más justo y digno”, finalizó Artiga de la Fundación Share.

 Para cualquier ayuda contactar a la página web: http://www.share-elsalvador.org/  También se puede llamar al teléfono 510-848-8487 con José Artiga.

 

 

 

 

 

 

 

 

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, Managing Editor de MetroLatinoUSA.Com (MLN). Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia (UDC). Email: ramonjimenez169@gmail.com

You must be logged in to post a comment Login