Clima extremo obstaculiza celebraciones del 4 de Julio en muchas zonas de EE.UU.

No todas las ciudades de Estados Unidos podrán celebrar con fuegos artificiales. La región metropolitana de Washington a pesar del calor reinante y las lluvias de estos días no ha suspendido tales actividades. 

Redacción MLNews

Las olas de calor extremo que azotan al país actualmente y la creciente alarma ante incendios climáticos han obligado a ocho ciudades en Arizona, California, Colorado, Montana, Carolina del Norte y Minnesota a cancelar sus espectáculos de fuegos artificiales para el próximo 4 julio.

Sin embargo, en la región Metropolitana de Washington —donde reinan temperaturas que rondan los 100 grados Fahrenheit durante el día y fuertes tormentas en la noche—, desde antes del 4 de Julio se escucha el ruido que provocan los fuegos artificiales en diferentes puntos que rodean la capital estadounidense, incluso bajo la lluvia.

Una vez más, el clima extremo está obligando a comunidades por todo el país a cambiar su día a día, ahora afectando una de las tradiciones más icónicas del Día de la Independencia.

El cambio climático ha incrementado las condiciones extremas, como olas de calor continuas y sequía a niveles críticos.

“Considerando este contexto, celebrar eventos con fuegos artificiales se hace cada vez más complicado, ya que el peligro de incendios es mucho mayor. Por esta razón diversos estados y ciudades se han visto forzadas a cancelar sus celebraciones”, señalan expertos de la organización Climate Power

Explican que regiones altamente latinas, como el Sur y el Oeste del país, se encuentran actualmente en alerta por el calor extremo que amenaza a sus comunidades.

En California Central, las abrasadoras temperaturas de tres dígitos y el riesgo de agotamiento por calor es cada vez mayor para los residentes, especialmente para aquellos que trabajan al aire libre, lo que está presionando a trabajadores agrícolas y de construcción a mover sus usuales horarios laborales a la madrugada.

“Esto agobia a la comunidad latina, ya que el 75% de los trabajadores agrícolas del país son latinos”, señalan.

Según nueva encuesta de la Radio Pública Nacional (NPR), la fundación Robert Wood Johnson y la Escuela de Salud Pública de Harvard, un 18% de los latinos que se han visto personalmente afectados por el calor extremo en los últimos cinco años dicen que sus hogares han enfrentado serios problemas de salud como resultado de la falta de aire acondicionado adecuado en sus hogares, en comparación con tan sólo un 7% de las personas blancas.

Altas temperaturas azotan el país.

“La exposición al calor extremo puede tener graves consecuencias en la salud, e históricamente es la  principal causa de muerte relacionada con el clima en el país”, alertan.

Los latinos están cansados de vivir bajo la constante presión del cambio climático, y el creciente impacto de las olas de calor y otros eventos de clima extremo en sus rutinas, tradiciones y día a día, están cambiando su opinión sobre la necesidad de tomar medidas contra el cambio climático.

En este momento, el Congreso de Estados Unidos tiene una legislación climática pendiente por medio de la cuál las comunidades de bajos ingresos y desfavorecidas, como los latinos, podrían no sólo adaptarse al cambio climático, sino que también alcanzar niveles de vida más saludables, desarrollar una red eléctrica más confiable y duplicar la velocidad de expansión de la energía eólica y solar, trayendo energía renovable y precios de energía más bajos a nuestros vecindarios.

“Es hora de tomar acción y devolver la tranquilidad a todos los estadounidenses’, apuntaron voceros de Climate Power.

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Artículos Relacionados