España humilló 7 a 0 a Costa Rica y ya está sumando en Qatar ‘22

Los jugadores españoles muy eufóricos. Foto Google

Por Willians A. Castillo

Si tuviéramos que extendernos en el diagnóstico futbolístico, definitivamente diríamos que no se vio un buen partido del seleccionado centroamericano. Porque Costa Rica equivocó el libreto.

Luis Fernando Suárez dejó en el banco a Kendall Waston y Bryan Ruiz, y pensó que jugando con dos delanteros —Anthony Contreras y Joel Campbell— conseguiría mayor fuerza ofensiva. Sin embargo, la cuota de creatividad en el medio sector quedó huérfana, porque sencillamente Celso Borges —a pesar que tiene aptitudes para ello— sé arrecostó en demasía por la izquierda, y todos sabemos también, que Campbell resulta un buen complemento para la hora del ataque, pero no se le puede dar la responsabilidad de llevar los hilos ofensivos de los “ticos”.

Es por ello que Jelnison Bennette intentó echarse el cuadro al hombro, pero cada vez que tenía la pelota le caían hasta tres españoles, y sus posibilidades de llegar con mayor peligro sobre el pórtico de Unai Simon se hacían prácticamente nulas, porque no encontraba los espacios para hacer su fútbol.

Por otro lado, Yeltsin Tejada desarrollaba un trabajo importante, porque a pesar de que no recibía balones, se las ingeniaba basándose en movilidad y rapidez para abrir a la defensa española. Sin embargo, no había el nexo de volante-delantera, y así resultaba definitivamente imposible romper la zaga roja.

Por su parte, el estratega español Luis Enrique Martínez mostró un sistema rígido, disciplinado y funcional. Con una línea de cuatro hombres en el fondo, con tres volantes combativos y dejando arriba la posibilidad de gol en Ferran Torres, Marco Asensio y Dani Olmo; y justamente este Olmo fabricó la mejor ocasión de gol a los 11 minutos del primer tiempo, cuando se enfrentó a Keylor Navas, su disparo terminó junto al poste izquierdo para el 1 a 0 transitorio.

Costa Rica reemplazaba el fútbol por prepotencia, pues no encontraba mayores variantes en su vertiginosa sucesión de errores.

Hasta que a los 21 minutos, tras una jugada previa de Jordi Alba, el chico Asensio tomó la pelota por el sector derecho y lanzó un fuerte disparó al segundo palo del meta Navas para el 2 a 0, quien solo atinó a sacar el balón del fondo de sus redes. Al minuto 31 la bola encontró a Torres para conectar un penalti que infló desahogadamente las redes de Costa Rica para el 3 a 0. Con el tercer gol en contra los ticos se fueron al descanso con la mirada en el horizonte.

Sin embargo, en el complemento llegó la lluvia de goles. Al minuto 54 Torres ganó una posición ante la lentitud de la defensa tica y rompió las redes con remate a quemarropa a la izquierda del pórtico para el 4 a 0. Luego llegaría la lluvia de goles hasta las mismas barbas del héroe Juan Santamaría, el cuadro costarricense terminó perdido en el desierto de Qatar. Al minuto 74 Pablo Gavi, remata a la derecha del pórtico tico y decretara el 5 a 0 ante la sorpresa general.

Pero dicen que no está muerto quien todavía lucha. A los 90 minutos del final y con todo la “Furia Roja” en la cancha, y cuando el drama jugueteaba a su antojo con las ilusiones centroamericanas, Carlos Soler forzó una pelota ante un enjambre de hombres y llegó a sacar un remate de zurda para el 6 a 0. Dos minutos después Álvaro Morata termina con las ilusiones del cuadro tico con un potente remate de zurda para el 7 a 0 definitorio ante un Costa Rica, que terminó sufriendo el enjambre de goles de la “Madre Patria”.

Un gran triunfo que le permite a España sumar tres puntos, aunque en materia de fútbol siga con vida.

España encabeza el Grupo E empatada en puntos con Japón, que ganó en el primer encuentro de la llave 2 a 1 a Alemania, próximo rival de la Roja este domingo 27 de noviembre a las 2:00pm, mientras que Japón la segunda selección asiática en dar el golpe en Qatar 2022 medirá fuerzas con la ya debilitada y extinta Costa Rica a las 5:00am.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Artículos Relacionados