Oración a la Bandera Salvadoreña en tiempos de crisis nacional

Cuando se acerca el 15 de Septiembre, fecha en que El Salvador y los otros cuatro países centroamericanos celebran la fecha de Independencia de la Corona Española, y en especial este año que se cumple el Bicentenario de esa gesta heroica, el autor de este poema, quien es salvadoreño, percibe una bandera ultrajada, en medio de la crisis socio-política y económica que vive su país en estos momentos.  

Por Elmer Palma

Dios te salve Patria saqueada, en tu seno hemos querido y odiado; eres el aire que contaminamos, las remesas que nos sustentan, la familia que desintegramos, la libertad que nos condena, la religión que nos confunde.

Tú tienes nuestros hogares perdidos, infértiles campiñas, ríos contaminados, deforestados volcanes, sobrepoblados lagos, cielos de humo y llantos de madres.

En tus campos ondulan rojizas llamaradas, en tus talleres se desmantelan motores, chisporrotean pistolas, mueren las bellezas y el arte.

Patria, En tu lengua mañosa perdimos la inocencia que nos ampara, y abrimos nuestra alma a la ignorancia y al celo, abandonamos al maestro y a la escuela, y nos infunde el odio y el rencor.

Patria, que historia, montón de héroes y mártires cobardes, que te engañan y te dividen; tu gobernancia es el acta que se vendió a la porquería internacional, y se van y compran marcas en la Florida, mientras la justicia y la verdad nos dicen un adiós. !

Bandera de la Patria, símbolo denigrado de El Salvador, ¡ya no te saludan ni te guardan reverencia las nuevas generaciones! Para ti el sol alucinante de falsas glorias, los himnos de artistas internacionales, los mafiosos y sus hiervas.

Para ti el respeto perdido de los pueblos y la corona de odio con la que hoy seguimos enterrando a cienes.

*Elmer Palma reside en la región metropolitana de Washington.

1

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Artículos Relacionados

  • El tango está de duelo

  • El Festival Argentino en su edición 34 en Arlington, Virginia

  • Entre céfiros y trinos