Tremenda paliza

Los jugadores árabes celebran su triunfo. Foto: dw.com

Arabia Saudita fue un vendaval y ganó sin misericordia a Argentina por 2-1.

Por Willians A. Castillo

Para Argentina todo fue una pesadilla. Ciento un minutos lamentables en los que quedó humillado. Un juego paupérrimo y un resultado que fue una cachetada al orgullo “albiceleste”.

El dos veces campeón del mundo cayó en su debut. Arabia Saudita da el golpe en Qatar 2022. Tras un error en la zaga de Argentina, Salem Al-Dawsari convirtió un golazo al ángulo para enmudecer en el Lusail Stadium para el 2 a 1. El equipo del estratega árabe Herve Renard nunca fue un rival de cuidado para los argentinos. Ahora quedó muy relegado y su panorama es oscuro en el Grupo C.

Arabia Saudita hizo un gran partido. Y eso es destacable. Pero quedó una duda muy grande respecto a Argentina. ¿El sistema ofensivo y defensivo en línea no da más o hay jugadores que no deberían estar en el equipo?. Y requiere una solución urgente a la nebulosa futbolística en la que ha ingresado.

Es raro para esta selección que apenas a los cinco minutos y medio del complemento, el cuadro verde ya se codeaba con el festejo.

A los 9 minutos del inicio Leandro Paredes, tomaron en el área mediocampista quien se proyectaba por el centro esperando el tiro de esquina. Lionel Messi de penal define para el 1 a 0 transitorio.

Arabia Saudita casi no había tenido contacto con la pelota y ya perdía el partido. Y el correr de los minutos demostró que el gol en contra fue un duro golpe que en el complemento supo asimilar.

Es que en la defensa, Nahuel Molina y Nicolás Tagliafico surgían muy lentos para frenar la rapidez de Saleh Al-Shehri.

En la volante, los intentos de Alejandro “Papu” Gómez eran inútiles porque no encontraba un socio ideal para hacer fútbol. Y en ofensiva, Rodrigo De Paul hacía extrañar la fuerza de Lautaro Martínez y Ángel Di María mientras que Messi lucía perdido.

Y Arabia Saudita tomó confianza con el gol en contra. Las proyecciones de Firas Al-Buraikan eran incontenibles y hacía lo que quería cuando enfrentaba a Nicolas Otamendi.

Argentina no aparecía pese a ir al frente en el marcador a pesar de los goles anulados a Lautaro Martínez al minuto 28, Messi al minuto 34 por posición adelantada. Y Arabia Saudita se dio cuenta de que podía tener más alegrías en el partido.

Para el complemento, Renard quiso cambiar el panorama, hizo una variante, ingresó Nawat Al-Abed por Salam Al-Faraj, quien se lesionó.

Una clara muestra llegó a los 48 minutos. El atacante Al-Shehri observó a Emiliano Martínez muy adelantado y su zaga descolocada. Y entonces el artillero del árabe envió un remate de 30 metros y Martínez sólo tuvo que ver cómo la pelota ingresaba a su arco para el 1 a 1. Arabia Saudita empataba a la albiceleste. La amenaza verde había vuelto cuando más lo necesitaba.

Y eso fue fatal. Porque a los 53 minutos el verdugo Al-Dawsari ingresó a velocidad, eludió sin problemas la zaga y de potente disparo al ángulo no tuvo inconvenientes y estableció el 2 a 1 final.

Y todo terminó así. Para la albiceleste fue una pesadilla. Terminó humillado y le dieron una cachetada a su orgullo.

Por otro lado Mexico y Polonia empataron sin goles en la noche catarí, un resultado conveniente para el seleccionado argentino después de su decepcionante caída ante Arabia Saudita en la apertura del Grupo C.

El meta mexicano Guillermo “Memo” Ochoa, integrado al selecto grupo futbolistas en jugar cinco mundiales, fue el héroe azteca al tapar un penal a Robert Lewandowski, dueño del mejor jugador FIFA en las dos últimas temporadas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Artículos Relacionados