2024: ¿Bukele prepara un fraude electoral?

José Cristian Portillo, nuevo jefe de la Unidad de Servicios Informáticos del TSE. Foto: FOCOS.

El presidente Nayib Bukele ya tiene bajo su control al Tribunal Supremo Electoral (TSE). No fue necesario destituir a sus magistrados, como sí lo fue con la Sala de lo Constitucional, sino que éstos se sometieron obedientes a los deseos autoritarios del mandatario.

Por Leonel Herrera*

El ente electoral sucumbió ante la ofensiva dominó donde las diferentes instancias estatales van cayendo —una por una— en manos de Bukele: Asamblea Legislativa, Corte Suprema, Fiscalía, Sistema Judicial… y TSE. Solo quedan la Corte de Cuentas y la Procuraduría de Derechos Humanos, instancias cuyos titulares tendrán el dilema de alinearse a los designios del presidente o ser destituidos por la “Bancada Cyan”.

Hay dos hechos que confirman la caída del TSE. El primero es la actitud genuflexa de la mayoría de magistrados que acataron la resolución de la Sala de lo Constitucional impuesta por el bukelismo que habilita la reelección presidencial, a pesar de que ésta está prohibida en la Constitución.

La revista digital GatoEncerrado publicó que el pasado 3 de septiembre los magistrados fueron citados a Casa Presidencial, donde el principal asesor jurídico de Bukele, Javier Argueta, les informó sobre la espuria resolución y les pidió acatarla. Luego de esa reunión, el TSE informó que cumpliría la sentencia de la Sala oficialista.

Y el otro hecho es el nombramiento de alguien del círculo de confianza del presidente como nuevo jefe de la Unidad de Servicios Informáticos del TSE. Se trata de José Cristian Portillo, quien hasta hace pocos días trabajaba en la Secretaría de Innovación de la Presidencia.

Según FOCOS, el medio digital que publicó la información, Portillo también trabajó con Bukele en la Alcaldía de San Salvador y aparece en la lista de miembros fundadores de Nuevas Ideas, partido del cual también ha sido financista.

Lo anterior lleva inevitablemente a la pregunta: ¿porqué Bukele, además de tener a su favor la mayoría de magistrados del TSE, coloca a una persona de su confianza en un puesto clave en la sistematización y transmisión de los resultados de los comicios generales de 2024 donde él seguramente será candidato a la reelección presidencial?

¿Acaso se está preparando un fraude electoral? La caída del TSE y el control presidencial del proceso de escrutinio genera serias dudas sobre la transparencia de las próximas elecciones.

La ciudadanía democrática debería  alarmarse y actuar. Dios quiera que así sea.

*Leonel Herrera es periodista y director ejecutivo  de ARPAS 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Artículos Relacionados