Ccollpahuaycco: Honor a los héroes de la resistencia que culminó con la batalla de Ayacucho

Escenario histórico en Collpahuaycco, Perú. Foto Cortesía Distrito de Acocro.

Por Roberto J. Bustamante (*)

Estamos a pocos días de la conmemoración de la batalla de Ayacucho que decidió la independencia de América del Sur el 9 de diciembre de 1824 en Perٗu, y marcó la victoria decisiva por la libertad de todo un continente. El 9 de diciembre de 2023, se cumplen 199 años de la gesta libertadora.

En estas circunstancias, es justo trasladar a la memoria de los lectores, una de las acciones bélicas adversas y poco conocidas, seis antes de esta batalla durante la campaña libertadora del mariscal Sucre, al hacer frente al poderoso ejército español, comandado por el virrey De la Serna.

Se conoce como la batalla de Corpahuaico, también como la emboscada y  resistencia patriótica en la quebrada de Ccollpahuaycco en el distrito de Acocro, cercano al pueblo de Matará en Huamanga. Geográficamente el siglo pasado perteneció al distrito vecino de Acos Vinchos.

El 3 de diciembre de 1824, las fuerzas de retaguardia de los patriotas libertadoras del general Sucre sufrieron una emboscada fatal ocasionada por los cuerpos avanzados de los realistas al mando del general español Jerónimo Valdés, quien había realizado una marcha forzada la noche anterior (2 de diciembre) para resquebrajar la integridad de las tropas libertadoras.

La mañana del 3 de diciembre, a las órdenes del general Sucre, el ejército patriota, emprendió una rápida y riesgosa marcha para seguir su avance hasta la pampa de la Quinua, pero antes debía cruzar la quebrada de Ccollpahuaycco y ganar así los terrenos de Tambo Cangallo.

Mario Dipaz Sáez, (centro) alcalde de Acocro y las autoridades comunitarias. Foto cortesía.

El cruce por la quebrada no ofrecía inconvenientes, porque el ejército realista estaba visiblemente lejos en las montañas aledañas. Las divisiones de los patriotas Córdova y La Mar cruzaron la quebrada sin novedad, sin embargo, cuando los batallones patriotas: Cazadores de Vargas, Vencedor y Rifles que trasladaban los equipajes, la enfermería, los caballos y la artillería, al entrar rezagados a la quebrada, fueron violentamente atacados por las tropas de Valdés, quienes una noche antes se habían ocultado entre los árboles y arbustos en las laderas de la quebrada de Ccollpahuaycco, según relatos de  los historiadores.

Los primeros enfrentamientos fueron terribles para el ejército patriota, quienes estaban rodeados por sus enemigos en ambos lados (frente y retaguardia).

“Eran las 3 de la tarde del día 3 de diciembre cuando una lluvia de plomo cayó sobre el flanco izquierdo patriota que desfilaba por Ccollpahuaycco y la división del general Lara comenzó a ver cómo los soldados iban cayendo como castillo de naipes por los disparos que recibían”, narró el escritor Fermin Goñi (”Un día de guerra en Ayacucho, Lima, 2021).

Victoria táctica para los realistas

Esta escaramuza fue una victoria táctica de los realistas comandados por el virrey De la Serna. Al día siguiente, el general inglés William Miller, del lado del general Sucre, calculó en 300 patriotas muertos, esparcidos entre los barrancos de Ccollpahuaycco además de  200 heridos y prisioneros. También se produjo la pérdida de un cañón, todo tipo de aprovisionamientos y caballería.

El batallón Rifles, conformado por voluntarios británicos comandando por el coronel Arhtur Sandes (originario de Dublín), corrió la peor parte en este enfrentamiento. El Mayor inglés Thomas Duchbury, segundo jefe del batallón Rifles, fue abatido sable en mano, al ser atacado por un oficial realista.

“Combate cuerpo a cuerpo”

“La escaramuza se tornó en un combate cuerpo a cuerpo tan violento que el mayor inglés Duchbury con su espada en alto dirige hasta la cima a aquellos que le siguen y allí, sin saber que algunos de sus perseguidores habían llegado a la cumbre antes que él, recibe una estocada mortal”, narró el escritor Goni.

Por esas cosas del destino a favor de los patriotas, el heroico batallón Vargas al mando del comandante José de la Trinidad Morán, consiguió llegar a la parte alta de la quebrada a 4 mil metros, para prestar ayuda a las tropas patriotas dispersas.

Acción favorable del batallón Vargas

Gracias al comandante venezolano Trinidad Morán que condujo el batallón Vargas juntamente con las acciones heroicas de los valerosos morochucos, (registradas en el parte del sargento mayor Domingo J. Grados), se evitó mayores daños al ejército patriota que hubiera sido la pérdida de lo obtenido y quizá el retorno al coloniaje por un largo periodo de tiempo, sostuvo el historiador peruano Max Cárdenas (Cangallo y la primera jura de la independencia del Perú.2014.Dircetur)

Las compañías realistas de cazadores habían conseguido trepar casi hasta la cresta y dispersar también al batallón Vargas, pero el general Miller logró reunir al batallón Vargas y le hizo proteger a la caballería, cuando  atravesaba el valle de Chonta, sosteniendo el ataque realista hasta lograr la retirada, según versiones de los historiadores, señalando como fuente las memorias escritas por Miller.

Asimismo, el historiador Cárdenas, rinde honores al patriota ayacuchano Valentín Munarriz, primer teniente del cuerpo de artillería de Huamanga, personaje ignorado en la gesta libertadora. Munarriz, prestó apoyo integrando la ofensiva de una partida de morochucos, realizando labores secretas de aprovisionamiento de víveres alimentos y bestias de carga para la tropa libertadora que venía marchando por el punto de Ccollpahuaycco para pelear con los españoles antes de la Batalla de Ayacucho (Aguirre.pag.65)

El ataque del general  Valdés, no pudo cerrar la campaña de Ayacucho con un desastre para los independentistas, se había cortado casi a la mitad el ejército de Sucre y abatida completamente su división de reserva, pero el grueso realista no pudo unirse a tiempo al ataque de su vanguardia. Seis días más tarde el Ejército Real sería destruido por el Ejército Unido Libertador del Perú en la Batalla de Ayacucho, según narran los historiadores.

Honor a las banderas de Perú, Venezuela y Acocro. Foto cortesía Acocro.

Actos conmemorativos y escenificación

El domingo pasado, la municipalidad Distrital de Acocro en el departamento de Ayacucho, liderada por el alcalde distrital ingeniero Mario Dipaz Sáez, junto con la  población de la comunidad de Ccollpahuaycco, realizó con éxito la escenificación de la emboscada y resistencia de Ccollpahuaycco, al conmemorarse esta hazaña histórica cada 3 de diciembre, en la cual participaron activamente los alcaldes distritales de Chuschi y Chiara, estudiantes y docentes de las instituciones educativas, además de las diferentes autoridades y comunidades del distrito.La reseña histórica fue realizada por el destacado historiador ayacuchano Guido Chati Quispe, según informó el municipio de Acocro.

Una placa recordatoria oficial colocada en un sector de Acocro donde se realizó este homenaje, fue colocada por la Comisión Nacional del Sesquicentenario de la Independencia del Perú en diciembre de 1974.

LA NACIÓN:  A la memoria de los valerosos soldados patriotas de los batallones “Rifles” y “Vargas” que bajo las órdenes de sus heroicos jefes Coronel Arturo Sandes y el Comandante Trinidad Moráan, cubrieron con admirable coraje la retaguardia del Ejército Unido Libertador en la quebrada de Ccolpahuaycco el 3 de diciembre de 1824”.

Esta interesante escenificación patriótica con atuendos de los bandos patriotas y realistas, al que incluyeron grupos montados a caballo, fue posible gracias a la participación de los estudiantes de los institutos educativos Coronel Santiago Carreño, Chontaca y Tomás Gamarra Canchari, Matará.

(*) Roberto J. Bustamante, periodista y científico social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados