El Salvador: Después de 35 años entierran a seis niños asesinados durante conflicto armado

El cardenal Gregorio Rosa Chávez ofició la misa de cuerpo presente en la iglesia de Arcatao, Chalatenango.

Con un acto luctuoso fueron despedidos los restos de seis menores de edad asesinados en 1982 durante la masacre conocida como la “Guinda de mayo”, perpetrada por el ejército salvadoreño.

Ahora los restos de tres niños e igual número de niñas tendrán un lugar donde sus familiares y amigos pueden visitarlos, ya que luego de haber sido ubicados sus tumbas provisionales se practicaron los exámenes forenses e identificaron a José Franco Monge, José Mauricio Menjívar, Milagro Navarro Orellana, Pastor Serrano, Gladis Serrano, y Norberta Serrano, cuyas edades oscilan entre 3 y 11 años.

Luego de las exhumaciones los restos fueron entregados a sus respectivas familias, que esperaron por más de 35 años para saber dónde estaban enterrados sus hijos, que desaparecieron cuando fue perpetrada durante es masacre.

Muchos de los familiares han permanecido todo ese tiempo en la incertidumbre de no saber si sus seres queridos vivían o habían sido asesinados.

Las labores de identificación fueron realizadas por la Comisión Nacional de Búsqueda y la Asociación Pro Búsqueda de Niños y Niñas Desaparecidos.

La ejecución de la masacre se dio en el municipio de Arcatao, departamento de Chalatenango en el año 1982, cuando el ejército salvadoreño realizó la operación denominada “Domínguez, pacificación de limpieza”.

Una doliente traslada los restos de uno de los niños.
Familiares cargan a los pequeños difuntos.
Escenas de dolor se revivieron en Arcatao.
Los oficiantes de la misa ante los seis féretros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

  • España a octavos de final de la Eurocopa tras derrotar a Italia 1-0

  • La Copa América 2024 inicia este 20 de junio

  • Juneteenth: Un llamado a la acción