Perspectiva de género en el periodismo deportivo

El periodismo deportivo tiene un rol central a la hora de generar las condiciones simbólicas para el desarrollo del deporte de forma inclusiva, igualitaria y libre de violencias.  #TitularesSinSesgo​

La guía elaborada por ONU Mujeres y COI señalan ejemplos de “marcas de sexismo” usuales en el lenguaje deportivo que hay que erradicar:

  • Nombrar a las mujeres deportistas por su nombre de pila cuando a los varones se los reconoce por el apellido.
  • Referirse a las mujeres como “las chicas”, sea cual sea el deporte, su edad o categoría, lo cual las “desvaloriza mediante el paternalismo y la condescendencia” y “anula las individualidades y sus acciones”.
  • La identificación de una deportista por su relación familiar o afectiva.
  • La designación mediante sustantivos sexuados en masculino para profesionales, deportistas, personal técnico (“la capitán”) o bien añadiendo “femenino” al sustantivo masculino (“árbitro femenino”).
  • Hacer hincapié en cualidades estéticas o referirse a las deportistas mujeres como objeto sexual.
  • Epítetos y expresiones condescendientes (ejemplo que plantea la guía: “Las integrantes del equipo de fútbol sin miedo a romperse una pierna en un encontronazo”).
  • Uso de términos sexuados en masculino para hablar de mujeres y hombres. Un clásico ejemplo: hablar de “los deportistas” para referirse a deportistas mujeres y hombres, algo que “invisibiliza a las mujeres de esos colectivos, convierte en androcéntricos el lenguaje y el pensamiento, refuerza las relaciones de identidad y semejanza masculinas y naturaliza el derecho masculino a ocupar en exclusiva el espacio simbólico”.
  • Mirada androcéntrica (como el ejemplo de “la Messi femenina”), que plantea como referente universal en deporte al varón.
  • La respuesta es el empleo de un lenguaje no sexista, que busque alternativas inclusivas de todas las identidades. Un consejo que aparece en el documento es el uso de términos genéricos (“personas que practican deportes” en lugar de “los deportistas”), abstractos (“la dirección técnica” y no “los directores técnicos”) o colectivos (“comunidad deportiva” en vez de “los deportistas”). También se aconseja reemplazar artículos por “quien” o “quienes” (“quienes quieran participar” y no “los que quieran participar”) o, directamente, eliminar los artículos cuando sea posible (“dirigido a deportistas” y no “a los deportistas”, por ejemplo).

Diez recomendaciones para lograr una cobertura deportiva igualitaria:

1) Contextualizar la nota deportiva para que se comprendan las diferencias que pueden afectar a mujeres en sus carreras deportivas.

2) Procurar equidad en la distribución de información entre géneros (en la jerarquización informativa, en la manera de referirse a deportistas, en el enfoque que se le dé a la información).

3) Evitar preguntar sobre la vida personal de las deportistas si no aportan a la trayectoria o al rendimiento deportivo.

4) Evitar hacer referencias a cuestiones estéticas sobre el físico de quienes hacen deporte.

5) Consultar sobre rendimientos y trayectorias deportivas, estrategias, logros y triunfos.

6) Evitar comparar el rendimiento de mujeres con el de varones en términos binarios, es decir, como contrapuestos.

7) Al escribir o comentar sobre el desempeño de una deportista mujer interrogarse si se haría el mismo tratamiento en caso de que se tratara de un deportista varón.

8) Preguntar a las personas el modo y el pronombre con que prefieren ser nombradas.

9) Hacer mención de su identidad de género, su cuerpo u orientación sexual sólo cuando tenga interés informativo.

10) Evitar caer en los estereotipos que establecen lo “normal” en términos de género.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Artículos Relacionados