Tres buenas…

 

Teresa Gurza.

Tras vivir en Chile once años y haber estado relacionada con ese bello país la mayor parte de mi existencia, no puedo sino seguir interesada en sus avances y sus noticias.

Recientemente se difundieron tres notas que comparto con ustedes porque dicen mucho de cómo se están dando allá, algunas cosas.

La primera es la decisión del gobierno de Sebastián Piñera de echar para atrás la medida acordada por su Ministerio de Educación, que pretendía eliminar de los textos de primaria la expresión “dictadura” para referirse al pinochetismo que duró de 1973 a 1989.

La derecha se puso en feliz porque siempre habla del golpe, como del “pronunciamiento militar que salvó a Chile”.

Pero la oposición encabezada por el senador demócrata cristiano Eduardo Frei, mostró desacuerdo advirtiendo que un decreto no puede cambiar la historia y que no da lo mismo utilizar una u otra palabra, “fue una dictadura criminal y punto”.

Luego de semanas de debate a través de los medios de comunicación, el gobierno decidió dejar las cosas como estaban y los textos seguirán enseñando que la de Pinochet fue una dictadura.

La segunda noticia favorable, es la resolución del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) que multó con casi 40 millones de dólares a Farmacias Cruz Verde y Farmacias Salcobrand, por haberse coludido para subir los precios de 222 medicamentos de uso común y en los que dominan el mercado.

El complot, en el que estaba también Farmacias Ahumada, se descubrió gracias a correos electrónicos en los que gerentes de las tres cadenas farmacéuticas se ponían de acuerdo con los laboratorios para pactar la subida de precios en fechas coordinadas, a fin que todo pareciera normal.

Farmacias Ahumada no fue multada, porque llegó a un acuerdo económico conciliatorio debido a que sus ejecutivos reconocieron los hechos y pusieron a disposición de las autoridades documentos probatorios.

El gobierno espera que esta elevada multa, tenga un efecto de disuasión en otros casos; y reiteró la que la Fiscalía Nacional Económica está permanentemente monitoreando los mercados y será implacable en la defensa de los consumidores.

La tercera buena noticia refiere que científicos chilenos y brasileños crearon un compuesto a base de renio, que es un metal que se obtiene del cobre, capaz de detectar y atacar células cancerígenas sin afectar las sanas; con lo que se reduce el tiempo para diagnosticar cáncer.

La investigación, desarrollada por el departamento de Ingeniería Molecular y Química Supranuclear de la Universidad Andrés Bello de Santiago de Chile, descubrió que el renio señala las células tumorales tiñéndolas de un color rojizo, al tiempo que las destruye.

Y como Chile es el primer productor mundial tanto de cobre como de renio, se verá doblemente beneficiado.

El renio es un material usado en el refinado de petróleo y en aplicaciones tecnológicas como la construcción de turbinas para aviones y naves espaciales.

Y la idea de investigar su utilidad médica, surgió en 1999 derivada de un estudio para fabricar celdas de energía solar.

Fue entonces cuando el doctor en bioquímica Rodrigo Ramírez, descubrió que el renio absorbe la luz ultravioleta y emite fluorescencia roja, característica que fue aprovechada para hacer pruebas con células cancerígenas.

Al hacerlo notó que el compuesto entraba en las membranas de las células enfermas, se les pegaba sin tocar las sanas y a las pocas horas las teñía de rojo.

El descubrimiento ya empezó a probarse en tres tipos de células humanas: sanas, de cáncer de piel y de cáncer hepático.

Y se calcula que en un periodo de dos años, podrá desarrollarse “un kit de diagnóstico rápido de cáncer”, que podría sustituir la biopsia, que es hoy la técnica de diagnosis más utilizada y consiste en analizar una muestra de tejido humano.

Si todo resulta como se espera, dentro de poco y sólo observando al microscopio una gota de sangre y el contraste de las luces rojas, en 48 horas se podrá saber si hay mal y su grado de intensidad.

Y aún mejor, es que el renio acaba con las células cancerígenas sin dañar las otras; con lo que habrá una alternativa viable a la temida quimioterapia que al atacar tanto las células enfermas como las sanas, debilita mucho el organismo.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Artículos Relacionados

  • Fuego interior

  • Bancada cyan; tres zarpazos en una semana

  • ¿Quién controla el territorio salvadoreño?