Verano errático                    

Foto: enterate24.com

Por Isaac Cohen*

Al comienzo del verano había un justificado optimismo respecto a la recuperación económica en Estados Unidos. El creciente número de vacunaciones, junto a menos contagio, hospitalizaciones y defunciones, indicaban que el virus estaba cediendo. Además, dos meses de sólida creación de nuevos empleos, 962,000 en junio y más de un millón en julio, eran evidencia que la economía estaba recuperando vigor, mientras que los empleadores se quejaban de dificultades para contratar trabajadores. En medio de ese panorama optimista, la principal pregunta era cuando el banco central principiaría a reducir el apoyo que le ha proporcionado a la economía, mediante las compras de activos y la tasa de interés cercana a cero.

Cierto, hacia mediados de año la variante Delta del virus se propagaba en Estados Unidos y el contagio aumentaba entre los no vacunados. Entretanto, la desaceleración en la creación de nuevos empleos en agosto, de sólo 235,000, reveló que la mayoría de las pérdidas fueron en los servicios en persona. Por ejemplo, no hubo creación de nuevos empleos en el sector de entretenimiento y hospitalidad, indicando menos disposición de salir entre los consumidores, mientras que la pérdida de 28,500 empleos en el comercio al menudeo indicaba menos demanda. Aún así, la tasa de desempleo descendió a 5.2 por ciento en agosto, desde 5.4 por ciento en julio, con 5.2 millones de personas todavía desempleadas. Por ende, “recuperaremos la salud económica cuando hayamos dejado atrás al virus,” dijo Cecilia Rouse, Jefa del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca. (The New York Times 09|10|21).

*Analista y consultor internacional, exdirector de la Oficina de la CEPAL en Washington. Comentarista de economía y finanzas de CNN en Español TV y radio, UNIVISION, TELEMUNDO y otros medios.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Artículos Relacionados