Considera “obligación moral” su labor de limpieza en zona roja del COVID-19

Trabajadora peruana de limpieza Gina Reja se gana admiracion de neyorquinos

Por Roberto J. Bustamante

La inmigrante peruana Gina Rejas, de 59 años, se ganó en corazón de los neoyorquinos cuando la prensa estadounidense destacó  que su trabajo de “housekeeper” lo hace como una obligación moral. “Esta es mi oportunidad de agradecer a la ciudad de Nueva York por hacer realidad el sueño de mi familia”, declaró en entrevista telefónica con nuestro periódico.

Gina Virginia Romero Gutiérrez de Rejas cumple fielmente su turno de trabajadora de limpieza en la unidad denominada “Zona Roja” del hospital White Plains, condado de Westchester, Nueva York, uno de los lugares más afectados por la pandemia de coronavirus. Esta unidad, trabaja exclusivamente con los pacientes infectados con COVID-19.

Rejas, residente en Mamaroneck, condado de Westchester, Nueva York, quien lleva 5 años como trabajadora de limpieza en el hospital White Plains, afirmó que siente temor de contraer esta enfermedad altamente contagiosa. Sin embargo, precisó: “yo veo mi trabajo como una obligación moral porque Nueva York es mi hogar adoptivo”.

“Mi trabajo de limpieza lo hago como una forma de agradecer al país que nos acoge, que nos dio un empleo, estabilidad. Mi esposo, mi familia y yo nos sentimos agradecidos y compartimos el sueño americano”, enfatizó.

El epicentro del brote del coronavirus en los Estados Unidos sigue siendo Nueva York, además tiene más casos confirmados que en cualquier país del mundo, según fuentes oficiales.

La situación en el condado de Westchester es grave. Según el diario The New York Times, el condado tiene más de 15,000 casos de COVID-19, con un índice de 1,755 personas infectadas por cada 100,000. Esta cifra es más urgente que la de la Ciudad de New York, que tiene un índice de 815 casos por 100,000 personas.

En el hospital White Plains, la unidad donde labora Rejas, originalmente tenía solo pacientes pediátricos y ancianos. Con esta emergencia, los médicos están enfocados en atender a los pacientes infectados con el coronavirus.

Antes de migrar a Estados Unidos, Rejas residió con su familia en el distrito limeño de Jesus María. Su viaje junto con sus dos hijas coincidió con el fatídico ataque a las torres gemelas en Nueva York el 11 de septiembre del 2001. “Tuvimos que volar por varios aeropuertos antes de llegar a nuestro destino donde mi esposo nos esperaba con desesperación”, relató. Vivieron en El Bronx por dos años, después se mudaron al Condado de Westchester. Federico Rejas Díaz, su esposo, es actualmente capataz de pintores de la compañía Werkeiser.

“Mi turno es de 7 de la mañana a 3 de la tarde. En los tres turnos, trabajamos cerca de 1,400 personas en mantenimiento de limpieza”, anotó Rejas. En los días en que está de servicio, Rejas es la única trabajadora que limpia las habitaciones de 25 pacientes con coronavirus. Antes de cada turno, Rejas, se cubre los zapatos, utiliza una bata de cuerpo entero, guantes, una máscara y un protector facial completo. Los especialistas en control de infecciones inspeccionan a todo el personal antes de ingresar a la unidad.

“Me siento orgullosa de mi madre, pero también siento temor que algo le pueda suceder”, aseveró Gloria Walker, hija mayor de Rejas, también residente en Nueva York. “Confío en mi madre. Sé que es muy diligente, también sé que para ella es muy importante retribuir a la comunidad que nos ha acogido”.

Gina Rojas, con su escarapela peruana en el pecho.

Hija de famoso compositor

“Yo soy una ciudadana peruana que ama y siente a su país. Cuando decidimos migrar del Perú a Estados Unidos, la mitad de mi corazón de quedó entre mi familia, mis amigos y personas queridas en mi país”, recordó Rejas, graduada en Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad San Martín de Porres.

“Yo tengo sangre ayacuchana y no olvido mis costumbres. Mi padre ha sido el doctor César Augusto Romero Martínez, vocal de la Corte Superior de Justicia de Lima y compositor del sentimental tema ‘Mi Propuesta’ (más conocido como ‘Amor Amor’)”, indicó, demostrando su orgullo por haber nacido en los andes peruanos.

A manera de anécdota, Rejas, recordó: “en un reciente viaje al Perú, en el aeropuerto internacional, vi pasar a una dama que trabajaba en limpieza, me acerqué a ella y le di un abrazo con ternura. ‘Yo hago lo que tú haces aquí y me siento orgullosa de ti’, le dije. Ella, agradecida, me quedó mirando fijamente a los ojos”.

Rejas no oculta su manera de ver la realidad social y el sufrimiento en su país de origen. “Las veces que visitamos Ayacucho, todavía puedo ver niños abandonados, ancianos desnutridos con un rumbo incierto”, aseveró.

“Debemos valorar la dignidad a las personas que a diario realizan los duros trabajos de limpieza. Recogen la basura, mantienen la limpieza de los servicios higiénicos en los hoteles y en los hospitales, es una digna labor como cualquier otra y jamás debemos humillar o tratar con desprecio a cada trabajador o trabajadora”.

“En Máncora, al norte de Lima, donde llegamos a pasar unos días de descanso, me sentí impotente al comprobar que los habitantes carecen de agua potable, hace falta limpieza en los lugares de venta de alimentos y las moscas se meten a los platos de comida”, indicó.

Su hija Gloria, es la directora de Contabilidad y Finanzas de la organización World Food Program, USA en Washington DC y está casada con Hunter Walker, corresponsal de la Casa Blanca para Yahoo News. Virgina, su otra hija, es la contadora de Operaciones de la compañía estadounidense Domio, en la ciudad de Nueva York y está casada con Anthony Báez-Ponce, director de Operaciones de la compañía internacional Solid State Logic, con base en Nueva York.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados