Menos ayuda militar a El Salvador

El ministro de Defensa de El Salvador, René Merino Monroy con las unidades del Comando Sumpul en Los Llanitos, San Fernando, Chalatenango. Foto Fuerza Armada.

El Comité de Solidaridad con el Pueblo de El Salvador (CISPES) —con sede en Washington, D.C.— celebra que el Congreso de Estados Unidos restrinja financiamiento militar para El Salvador.

Fuente: Radio YSUCA

 

El Comité en Solidaridad con el Pueblo de El Salvador (CISPES) aplaudió la decisión del Congreso de Estados Unidos de limitar el acceso de El Salvador a fondos de Ayuda Militar Extranjera del presupuesto de la nación estadounidense, los cuales sirven como financiamiento para compra de armas, equipo de defensa y otros servicios.

La restricción de fondos está contemplada en el proyecto de ley (ómnibus Bill) aprobado el pasado 21 de diciembre por representantes del Congreso estadounidense para financiar los meses restantes del año fiscal 2021, el cual cierra el 30 de septiembre del próximo año.

El proyecto aprobado contempla un total de $55.505 mil millones de dólares para programas estatales relacionados con operaciones extranjeras, los cuales incluyen una partida de $9,000 millones bajo el concepto de Asistencia Internacional para la Seguridad, en el cual se incluye la Ayuda Militar Extranjera que en su mayoría, continuará financiando enfoques de política exterior que priorizan los intereses geopolíticos de EEUU. como la inversión del sector privado, en contra de la influencia rusa y china, la militarización, entre otros.

Al respecto, la directora ejecutiva de CISPES, Alexis Stoumbelis, opinó que “aunque hay mucho que lamentar en este proyecto de ley del Congreso en cuanto a las medidas para la clase trabajadora y las comunidades pobres de Estados Unidos ante la pandemia, vemos a bien que los miembros del Congreso restrinjan el financiamiento militar a El Salvador, pues el comportamiento del presidente Nayib Bukele en el último año, orientado a politizar las fuerzas de seguridad, es preocupante”.

Asimismo, Stoumbelis señaló que “con estos recortes, los miembros del Congreso están tratando de enviar un mensaje en contra de las prácticas de la administración Bukele de atacar a las instituciones democráticas, defensores de los derechos humanos y a la prensa independiente; y nosotros nos estamos organizando para continuar difundiendo ese mensaje en los meses previo a las elecciones de El Salvador”.

Según CISPES, la decisión del Congreso representa una nueva restricción en la asistencia de militar a El Salvador, lo que indica que la creciente preocupación sobre las tendencias autoritarias de la administración, tal como la militarización de  la Asamblea Legislativa el 9 de febrero, las detenciones arbitrarias, abusos a los derechos humanos en las cárceles y el continuo enfrentamiento del presidente contra otras instituciones democráticas, incluida la Corte Suprema, entre otras acciones criticadas por diversos congresistas desde el inicio de la pandemia, están teniendo resonancia en los tomadores de decisión estadounidenses.

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

  • Audiencia ante la Corte IDH

  • La CIDH pide rendición de cuentas a Nicaragua

  • Mujeres en Puerto Rico exigen medidas para combatir los crecientes feminicidios