Multimillonarios de EEUU abogan por impuestos a riquezas para planes sociales

Por Esther Barrera Méndez – América.Morena.Informa

La argentina Maria Elena Walsh cantaba El Mundo del Revés. Esa canción sería la música de fondo adecuada para conocer reclamos de multimillonarios solicitando que les cobren impuestos a sus exorbitantes riquezas para financiar planes sociales o apoyando el aumento del salario mínimo vital de los trabajadores.

La organización Millonarios Patrioticos (Patriotic Millionaires) destaca que desde el 2009 hasta la actualidad el salario mínimo se ha congelado en un deplorable monto de US$7,25 la hora, a pesar del aumento sustancial en la productividad del trabajador y del costo de vida de todo el país. Por ejemplo, una gran hamburguesa que en 2009 costaba US$2,50, en el 2020 aumentó a US$4,30, un incremento del 72%.

La entidad apoya la propuesta del presidente Joe Biden que actualmente se discute en el Capitolio, el proyecto de ley “Alivio de Covid” para aumentar en todo el país el salario mínimo a US$15 por hora de forma gradual hasta el 2025, entre otras medidas como aumentar la ayuda alimentaria, reforzar pagos por desempleo y entregar cheques de estímulo de 1.400 dólares a los ciudadanos.

Los super ricos del norte consideran que es mejor proporcionar alivio a largo plazo aumentando el salario y beneficiando a 23 millones de trabajadores que cobran el mínimo actual de u$s7,25/hora,. También presionan a los Republicanos para que apoyen la medida, indicandoles que los comercios realmente necesitan de consumidores con dinero suficiente para vivir, reactivar el consumo y rescatar a las empresas.

Morris Pearl, el presidente de la organización Millonarios Patrioticos (Patriotic Millionaires), sostiene continuamente que Estados Unidos debería modificar su sistema impositivo para que los multimillonarios paguen un impuesto permanente, más aún en estos tiempos cuando ellos ven incrementar sus ganancias extraordinariamente mientras aumenta la desocupación y la pobreza en el país.

Investigaciones sociales indican que los pobres necesitarán más de 10 años para recuperar la economía que tenían antes del Covid 19, mientras los ricos se han recuperado en nueve meses y los multimillonarios ganaron más de un billón de dólares por la pandemia.

Pearl afirma en diversas entrevistas que el mercado bursátil hoy está en sus máximos históricos, que en los últimos 10 meses en medio de la pandemia ha ganado millones de dólares siendo jubilado, y que no paga impuestos por esa riqueza porque en Estados Unidos la gente solo paga impuestos por sus ingresos salariales.

La concentración de riqueza en Estados Unidos muestra que unas 130,000 familias multimillonarias tienen la misma cantidad de riqueza que más de 110 millones de familias millonarias, por ello, la ex candidata demócrata Elizabeth Warren propuso en el 2020 crear un impuesto del 2% para patrimonios superiores a US$50 millones y del 6% para más de US$1.000 millones.

Al igual que Jeff Bezos, el fundador de Amazon, los multimillonarios pagan muy poco de impuestos pues no tienen ingresos entendidos como un salario. “Yo he ganado muchísimo dinero en el último año sin trabajar. Pero en Nueva York hay mucha gente desempleada y hay más desigualdad ahora que un año atrás”,sostiene Pearl.

Aparte, los megamillonarios pagan menos impuestos que los pobres en proporción a los ingresos que reciben, es debido a la ingeniería fiscal que tienen los contribuyentes con más recursos y a las leyes impositivas actuales.

Considera que la razón de fondo detrás de las protestas y de los disturbios de gente marchando en las calles, es la enorme desigualdad que genera un país donde no quieren vivir. Por ello, reclama que se les cobre el impuesto, pero del 2%, a quienes tengan una riqueza superior a US$1.000 millones en el país, así evitar ver el caos social en su país y vivir más tranquilos.

Los opositores al impuesto a la riqueza indican que se vulneran derechos constitucionales, que es  confiscatorio o que desalienta las inversiones.

“Yo les digo a mis amigos ricos que ellos deberían estar a favor de reducir la desigualdad porque tenemos un país muy dividido y eso no es un buen lugar para tener una familia y hacer inversiones. Los mejores lugares para invertir son aquellos donde hay una sólida clase media, no donde está lleno de pobreza”, sostiene Morris Pearl.

Iniciativas en Argentina y Bolivia

Mientras el tema aún se discute en el Capitolio norteamericano, en Argentina y Bolivia se empezará a pagar el impuesto a la riqueza a partir de marzo de este año. Lo deben pagar los residentes del país sobre los bienes que poseen en el territorio y/o en el exterior, y sobre bienes suntuarios existentes dentro del país aunque residan en el exterior.

Ley 27605, llamada “Aporte Solidario y Extraordinario para Ayudar a Morigerar los Efectos de  la Pandemia”. Argentina cobrará por única vez a 12 mil personas alícuotas graduales del 2% al 3,5% sobre fortunas anuales superiores a u$s2.500.000. Destinará lo recaudado a afrontar gastos en su lucha contra el Coronavirus 19 y a paliar la crisis económica de pequeñas empresas y sectores sociales vulnerables. Estiman recaudar u$s 3.500.000.

Ley 1357, llamada “Impuesto a las Grandes Fortunas (IGF)”. Bolivia cobrará en forma permanente el nuevo impuesto anual afectando este año a 152 personas con fortunas superiores a u$s4.300.000, cobrando también alícuotas graduales del 1,4% al 2,4%, su objetivo es equiparar la inequitativa distribución de la riqueza. Estiman recaudar más de u$s 14.000.000.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados