Reflexiones del Covid-19, el nuevo mundo

Por Oscar Levi Domínguez

Es importante aclarar que esta situación que estamos viviendo tiene ventajas y desventajas, pero si analizamos a profundidad creo que es más ventajas para la humanidad y el planeta.

Ventajas
Si dependemos de la madre tierra y del planeta, le hemos dado descanso y limpieza al medio ambiente, la capa de ozono está limpiándose, la Tierra tiene que descansar para volver a producir y los animales tienen que volver a sentirse libres y poder procrearse; ya son parte de nuestro ecosistema. Nos olvidamos que dependemos del aire que respiramos, que es esencial e importante.

El comportamiento del ser humano nos orientábamos a una autodestrucción, porque nos quedamos con un modelo obsoleto de vivir en este planeta, solo para trabajar, pagar facturas, comer, divertirse y dormir. ¿Creen que esto es legado para las siguientes generaciones, sus hijos y nietos?

No. Las siguientes generaciones son niños índigos que manejan la tecnología y miran al mundo de otra manera; ellos traen la inteligencia de un adulto y miran el universo infinito. Se miran viajando a otros planetas y cuidando este planeta para llevarlo a escalas avanzadas por el ser humano. Tienen la inteligencia muy avanzada, pero sus millones de neuronas nos las utilizan a su mayor alcance.

Nos hemos olvidado que hay un arquitecto del universo que debemos estar agradecidos por la vida que nos dio para estar en este planeta, venimos a pulir nuestra alma, estamos en este mundo con la misión de ayudar a dejar un mundo mejor. ¿El ser humano entiende su misión y como pulir su alma?

La formas de como hacemos muchas cosas tienen que cambiar a una tecnología muy avanzada, ya que el planeta lo demanda.

La historia nos ha demostrado que si no hay crisis el ser humano no cambia, y ya no se trata de nosotros, si no de dejar un mejor planeta para las siguientes generaciones.

Desventajas
Dejemos de ser egocéntricos, egoístas, malinchistas, consumistas, negativos, y todas aquellas enfermedades que nos idiotecen a la autodestrucción.

Las soluciones son que tenemos que reaprender y cambiar en todas las áreas de nuestras vidas; no se trata ya de nosotros porque en diez a treinta y cinco años ya no estaremos aquí; trabajemos para dejar un mejor legado y un mejor planeta.

Que Dios nos ilumine el camino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados