¡Trump se adueña del GOP! 

Foto: Breitbart.com

Por Walter Monge-Cruz*

Desde la devastadora derrota y humillante salida de la Casa Blanca por la puerta trasera, el expresidente en desgracia, retornó brevemente a la palestra política como invitado principal a la desprestigiada Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), para consolidarse como líder supremo con su base política, promulgando sin vergüenza alguna, la continua Gran Mentira que el resultado electoral fue un fraude y relegar del liderazgo del partido republicano al deshonorable e hipócrita de Mitch McConnell.

Trump ignora en su sedicioso discurso que perdió por ocho millones de votos, una cantidad histórica de derrota electoral jamás sufrida en la historia de esta democracia. Aun así, su Gran Mentira se aferra en sus seguidores, quienes creen cualquier tontería que Trump exprese y le consideran como el dueño sin objeción del partido de Lincoln.

Comparar a Trump con Abraham Lincoln es una total aberración política y humana, pero reemplazar a Lincoln con Trump es la mayor infamia que el partido republicano puede sufrir en su historia. Trump dejó la Casa Blanca como el más desprestigiado presidente en la historia, con dos juicios políticos en su contra y un legado desgraciado como incitador al más infame ataque, al más sagrado templo de la democracia en la historia de la humanidad, además, de promotor de la muerte de medio millón de estadounidenses por su política pública de propagación del virus más letal que este país ha jamás sufrido y líder de la más aberrante corrupción gubernamental en la historia del país que le tiene a dos pies de la cárcel.

El GOP sufrirá desde este momento hasta el próximo año, una guerra política interna que les augura más desprestigio, luchas feroces en elecciones primarias que descubrirán los verdaderos colores de la hipocresía y deshonor que reina en ese partido.

Trump como dueño del partido lo hundirá a tremendas derrotas en 2022, Mitch McConnell lo sabe, por eso es que el fallo de la Corte Suprema de Justicia de ordenar la entrega de todo documento financiero de Trump —incluyendo sus declaraciones de impuestos por ocho años— al Fiscal de Manhattan en Nueva York, es buenas noticias para él. Que Trump termine en la cárcel es el alivio que necesita para poder retomar el poder de su partido y mantener su puesto de privilegio.

La guerra política interna republicana y juicios criminales contra Trump son gratos regalos para el Partido Demócrata, que busca en 2022 incrementar su mayoría en el Senado y mantenerla en el Congreso.

*Walter Monge reside en el área metropolitana de Washington

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Artículos Relacionados

  • El espía que se metió en tu teléfono

  • El mito se resquebraja

  • Bukele ante las protestas: soberbia e insensatez