El Salvador: Las vacunas son un derecho de todas y todos, señora Callejas

“Los opositores al gobierno o críticos del presidente Nayib Bukele no merecen ser vacunados”, dio a entender la diputada electa Suecy Callejas. Foto: Lapagina.com

Existe un creciente movimiento mundial que promueve el acceso universal a las vacunas contra el COVID-19: países que proponen la gratuidad, organizaciones que piden eliminar las patentes y personalidades que exhortan a los países ricos a ayudar a los pobres en el acceso a dicho fármaco. Uno de ellos es el Papa Francisco, quien la semana pasada planteó la urgencia de un “internacionalismo de las vacunas”.

Por Leonel Herrera*

El argumento es que la salud y las medicinas, entre éstas las vacunas, son un derecho de TODAS las personas, sin distinción de raza, sexo, género, religión, nacionalidad, ideología o cualquier otra condición.

Sin embargo, en El Salvador, parece que para algunos personeros del oficialismo esto no debe ser así. Una de éstas es la exministra de Cultura y diputada electa por el partido Nuevas Ideas, Suecy Callejas, quien en un mensaje en redes sociales dio a entender que los opositores al gobierno o críticos del presidente Nayib Bukele no merecen ser vacunados.

“Me alegra que hasta Paolo Lüers se vaya a poner la vacuna contra el COVID, que es opcional, 100% gratuita y gestión del presidente Bukele y su gobierno. Así funciona un país, se trabaja para todos, hasta para los que más te odian y escupen tonterías en tu contra”, escribió la ex ministra.

El mensaje de la diputada entrante fue retomado inmediatamente por un ejército de fanáticos del gobierno, quienes secundaron la macabra insinuación y hasta sugirieron que —en lugar de vacunas— los disidentes deberían recibir alguna sustancia mortífera.

“No estaría nada mal que le pusieran un suero intravenoso mortal en vez de desperdiciar una dosis que puede salvar a uno del 97%”, escribió uno de los bukelistas más exaltados.

¿Acaso los opositores o críticos de la gestión gubernamental no son ciudadanos, no tienen derechos o no pagan impuestos? ¿Es que para la señora Callejas y sus seguidores sólo merecen vacunarse los aduladores del presidente? ¿Las políticas públicas de salud sólo deben beneficiar los seguidores o simpatizantes del gobierno?

Callejas y compañía deberían leer las disposiciones constitucionales que mandatan a los funcionarios a trabajar por toda la población, revisar las leyes y tratados internacionales que reconocen el derecho a la atención médica para todas las personas, y expresarse y actuar consecuente con éstas.

Por otro lado, es censurable que el oficialismo utilice su hegemonía comunicacional para difundir ideas y narrativas erróneas que promueven imaginarios autoritarios, excluyentes y antidemocráticos. Los gobernantes —especialmente en un país tan desigual, violento y polarizado como éste— deberían usar las redes digitales y el aparato mediático pagado con fondos públicos para promover la tolerancia, el respeto, la solidaridad, la inclusión, la equidad, la armonía social, la convivencia pacífica y la unidad nacional.

Están obligados a hacerlo como servidores públicos de todos los salvadoreños y salvadoreñas. Si no lo hacen, hay que exigírselos.

*Leonel Herrera es director ejecutivo de ARPAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

  • Audiencia ante la Corte IDH

  • La CIDH pide rendición de cuentas a Nicaragua

  • Pronunciamiento