Las comunidades indígenas olvidadas por los siglos de los siglos

Araceli Luna, fundadora y directora de Killa Vive Verde del Perú, le mencionó al Secretario de Estado Anthony Blinken que el mundo no puede esperar, en el caso de las comunidades nativas no pueden esperar más a poder desarrollar sus soluciones innovadoras sobre todo de parte de los jóvenes.  Blinken mostró interés en su trabajo para mantener el conocimiento ancestral sin obligar a las personas a salir de su zona natural y que puedan generar desarrollo en su mismo hábitat. “Las comunidades indígenas a través de su trabajo, son agentes de cambio y de apoyo para la gente en las ciudades que desconocen de técnicas naturales y carecen de soluciones ecológicas que sean funcionales e innovadoras para tener una vida más sostenible,” recalcó Luna, limeña de 26 años e hija de antropólogos que tiene mucha afinidad con la selva, la cual dice conocer muy bien.

Por Milagros Lizárraga

En la IX Cumbre de las Américas realizada a principios de junio en Los Ángeles hubo tres foros oficiales que mantuvieron reuniones paralelas y los cuales tuvieron la visita de representantes de los gobiernos de diferentes países, de Secretaría de Estado y de la OEA, entre otros: El Foro de la Juventud, de los CEO de empresas y de la Sociedad Civil. Hubo un grupo que no fue incluido y que ameritaba un 4to Foro oficial: El de las Comunidades Indígenas de América.

Uno de los temas principales de la Cumbre era el del medio ambiente, las comunidades indígenas tienen una visión y posición muy comprometida con el cuidado del medio ambiente; el calentamiento global los afecta directamente. Se habló sobre las semillas, los fertilizantes, los países agrícolas, mas no se incluyeron a los campesinos en la mesa de diálogo. Se trató sobre la migración, siendo una arista de este tema el centralismo y la falta de recursos y oportunidades en las comunidades indígenas de América. Otro tema fundamental de la IX Cumbre de las Américas fue el de la inclusión social, pero en la práctica nuestros pueblos originarios, contradictoriamente, fueron una vez más excluidos.

No se trata de hablar sobre ellos, sino de hablar con ellos.

Muchas organizaciones y activistas se refirieron a las comunidades indígenas y a su trabajo con ellos como eje principal de su labor. Viviendo en el mismo continente, en lo que a comunidades indígenas se refiere, pareciera que se tratase de seres a años luz de distancia que, en pleno siglo XXI, continúan necesitando de intermediarios que los descifren y hablen por ellos.

Es imprescindible que se le dé el debido valor a la sabiduría ancestral de los pueblos originarios, a sus aportes al continente y que sus representantes sean incluidos en las conversaciones sobre las Américas en un foro oficial en encuentros de esta magnitud. Tal vez acabando con la actitud paternalista como la que mencionaba Elizabeth Nava y dialogando directamente con cada grupo, puedan evitarse algunos de los conflictos que brotan año tras año en los diferentes países del continente.

Al poco tiempo de terminada la Cumbre somos testigos de cómo este grupo excluido de la conversación desestabiliza y causa estragos en uno de los pocos gobiernos de derecha que hay en la actualidad en la parte Sur del continente: el Ecuador.

Enlaces relacionados:

https://metrolatinousa.com/cumbre-de-las-americas-analiza-el-cambio-climatico-y-la-democracia/

https://metrolatinousa.com/cumbre-de-las-americas-la-juventud-no-es-el-futuro-es-el-presente/

https://metrolatinousa.com/asamblea-general-de-la-oea-tendra-lugar-en-peru-en-octubre/

Ⓒ2022 Milagros Lizárraga

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Artículos Relacionados