Un estudiante ejemplar para otros jóvenes latinos

Julio en los pasillos del Capitolio. Foto cortesía.

Por Ramón Jiménez

No muchos estudiantes que finalizan su educación secundaria aprovechan al máximo las oportunidades que este país ofrece, a quienes de verdad aspiran ser alguien diferente en la vida, y se preparan académicamente lo mejor que pueden, hasta lograr convertirse en un profesional exitoso en cualquier rama.

El estudiante universitario Julio Salmerón Perla es uno de esos jóvenes que se ha trazado una meta en la vida; y en ese camino se encuentra en este momento, seguro que va a lograr lo que quiere a base de esfuerzo y sacrificio. Ya está a solo cinco meses de obtener su licenciatura (Bachelor’s Degree) en Relaciones Internacionales, Diplomacia y Derecho Internacional.

Salmerón tiene la ventaja de cimentar sus conocimientos en una de las universidades más prestigiosas de Estados Unidos como es la Universidad de Georgetown, que funciona en Washington, D.C. y fue fundada por los jesuitas hace 233 años.

Salmerón estrecha la mano de la presidenta del Congreso de Estados Unidos, Nancy Pelosi. Foto cortesía.

En todo ese tiempo se han graduado decenas de miles de estudiantes que luego alcanzan la cúspide, entre los que se cuentan expresidentes de Estados Unidos como Bill Clinton y Lyndon B. Johnson y de otros países alrededor del mundo como Alfredo Cristiani, de El Salvador, y una larga lista de presidentes, reyes, príncipes y altas personalidades de la política, el deporte y otras áreas.

Por su excelencia en los estudios, el pasado mes de noviembre Salmerón, de 21 años, recibió el Premio Thomas R. Pickering Foreign Affairs Fellowship, después de competir a nivel nacional.

“Al principio fuimos 5 mil estudiantes de todo Estados Unidos que aplicamos para la beca diplomática, pero los números se fueron reduciendo hasta que finalmente las personas encargadas solamente seleccionaron a 45 personas de todo el país, y entre los escogidos estaba mi nombre. No creí que iba a quedar en el grupo final”, recordó.

La beca diplomática va a cubrir dos años de estudios para obtener la Maestría en Diplomacia y Servicio Exterior, los que va a iniciar en el otoño de 2022 y finalizar en el verano de 2024.

Puede continuar sus estudios en Georgetown, aunque le gustaría inscribirse en la Universidad de Harvard, en Cambridge, Massachusetts o en la Universidad de Columbia, en Nueva York.

La beca Pickering es auspiciada por el Departamento de Estado de este país y es manejado por el Centro de Asuntos Internacionales Ralph J. Bunche en la Universidad de Howard de esta capital, que apoya a estudiantes que quieren seguir una Carrera en el Servicio Exterior de Estados Unidos.

“Estamos de verdad fascinados y entusiasmados que Julio se unirá al Programa de Fellowship Pickering. Él ha demostrado excelentes logros académicos, liderazgo y entrega a servir durante su tiempo en Georgetown University. Estas experiencias son un buen presagio para su éxito al graduarse de la universidad y del Servicio Exterior también. Espero ver todo lo que él logrará en su carrera”, dijo la Dra. Lily López-Megee, directora del Programa Pickering.

La licenciatura que está por terminar incluye un programa de inmersión al lenguaje y la cultura en Francia, por lo que también habla francés, además de inglés y español. Entre 2020 y 2021 hizo una pasantía en la embajada de Estados Unidos en San Salvador, donde se desempeñó como analista de Derechos Humanos, aunque no fue necesario que viajara por motivos de la pandemia y su trabajo lo realizó de manera virtual.

Esa pasantía fue por parte de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado. En fecha más reciente trabajó en el Comité de Relaciones Exteriores del Congreso de Estados Unidos.

Reconocen sus auspiciadores que la experiencia profesional de Salmerón descansa en la interacción entre los asuntos internacionales y el servicio público, por lo que sueña con ser un experto en el Servicio Exterior de Estados Unidos, que es lo que deberá hacer para servir al país que lo recibió desde que era un niño de diez años, cuando llegó desde la ciudad de San Miguel, en el oriente de El Salvador.

Cuando Salmerón era un estudiante de secundaria en la escuela Don Bosco Cristo Rey, de Takoma Park, Maryland, logró trabajar, a los 16 años, en la oficina de un senador de Estados Unidos, con la ayuda de un programa especial que funciona en esa escuela.

Reconoce Salmerón que haber estudiado en una escuela católica como Don Bosco Cristo Rey le ayudó a “solidificar sus valores tradicionales, principios religiosos y otros aspectos que lo han llevado por el camino correcto”, contrario al camino que escogen muchos jóvenes de su edad.

Afuera del Capitolio de EE.UU. Foto cortesía

Recomienda Salmerón a otros jóvenes la importancia de estar enterado que existen muchas becas para estudiantes de bajos recursos económicos, que a veces por falta de información no se enteran y pierden la oportunidad de sacarle ventaja a algo “que vale la pena”, como es una beca como la que a él está beneficiando.

En sus años en Don Bosco además del estudio también participó en un grupo de jóvenes líderes, practicaba deporte, especialmente voleibol y cross country, entre otros deportes y pasatiempos que le ayudaron a desarrollar sus habilidades y mantenerse ocupado en cosas productivas.

En el verano de 2024 cuando ya haya finalizado su Maestría, el Departamento de Estado lo enviará a otro país a trabajar para ganar experiencia de primera mano en la política exterior de Estados Unidos y el trabajo con el servicio exterior.

Al graduarse Salmerón se convertirá en oficial del Servicio Exterior de Estados Unidos, embarcándose en una de las más desafiantes y gratificantes carreras para servir a su país.

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Artículos Relacionados